Email: info@ortocomfort.es

Medir para una silla de ruedas


Hemos comprado una silla y tenemos que adaptarla? Aquí tenemos las médidas mas comunes que tener en cuenta.

     Para tomar medidas antes de encargar una silla de ruedas nos hacen falta unas cuantas medidas críticas para el buen funcionamiento de la misma, mientras que para un alquiler nos suele bastar con el ancho y el peso del paciente, para una compra deberíamos considerar más detalles.

Ancho del asiento:

Para determinar el ancho del asiento de nuestra silla sentamos al paciente en una superficie dura o lo más dura posible, si esto no se puede sigue leyendo que para esto tenemos un truco, una vez sentado el paciente tomamos el ancho de las caderas del paciente sin comprimir el tejido blando, a esta medida le sumamos unos 3 centímetros de “confort” para acomodar la ropa, cambios de peso y presión en los reposabrazos.

Profundidad del asiento: 

Esta medida se vuelve a tomar en posición sentada, medimos desde la espalda hasta el pliegue de las rodillas y le restamos por lo menos 1cm, esta medida nos indica la máxima profundidad del asiento, no podemos comprar una silla más profunda porque causaría presiones en esta zona pero sí menos profunda.

Altura del asiento:

Esta es la medida más complicada ya que tenemos que incluir factores sociales, en primera línea escogemos una altura útil para el paciente, para que pueda llegar a mesas, puertas e impulsarse. En casos como los pacientes más pequeñitos (niños) podemos regular la altura según su necesidad, más altas para poder hablar a altura de ojos con los compañeros o más baja para poder jugar con juguetes que lo requieran.

Para facilitar el traslado de personas mayores también podemos incrementar la altura de la silla debido que así no tendremos que afrontar tan diferencia de altura para la bipedestacion.

Altura trasera (reposaespaldas):

Esta medida vuelve a variar dependiendo de los factores sociales del paciente, para una silla estándar la medida se toma desde la parte inferior del omoplato hasta la superficie sobre la que medimos. Esta vuelve a ser una medida límite, menos se puede hacer, si el paciente es más activo optamos por un respaldo más bajo para permitir la movilidad del torso y los brazos, así una silla destinada al deporte casi carece de reposaespaldas

 

Altura del reposabrazos y reposapiés:

Ambos elementos suelen ser ajustables, pero se miden de la siguiente forma;

Reposabrazos; con el paciente sentado arrimamos los brazos del paciente al cuerpo y colocamos el antebrazo a 90° en correlación al tronco, medimos desde la superficie asiento hasta la punta de los codos.

Reposapiés;

Para esta medida el paciente debería llevar el calzado que comúnmente lleva, sentado con los pies a 90° medimos desde el pliegue de la rodilla hasta el tacón del zapato.

Como siempre recomendamos que se deje asesorar ante dudas de su técnico de confianza ya que algunos fabricantes requieren medidas especiales y siempre existe la posibilidad de realizar sillas a medida en el caso de incompatibilidad con sillas confeccionadas.

 

Deja un comentario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios recientes

    Relacionado